Buscar este blog

Cargando...

jueves, 24 de enero de 2013

El betacaroteno puede disminuir el riesgo de diabetes tipo 2

El betacaroteno puede disminuir el riesgo de diabetes tipo 2PDFImprimirE-Mail
Fuente : Europa Press   
 
Enviado por Diario Salud News al Dr J.C.Amatucci; Periodista Científico
  Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) han descubierto que en las personas que albergan una predisposición genética, el betacaroteno, que el cuerpo convierte en un primo cercano de la vitamina A, puede disminuir el riesgo de la forma más común de la diabetes, mientras que gamma-tocoferol, la forma principal de vitamina E, puede aumentar el riesgo a la enfermedad, según publica 'Human Genetics'.   
 
Los científicos utilizaron "grandes datos" para cazar las interacciones entre las variantes de genes previamente asociados con un mayor riesgo para los niveles de diabetes tipo 2 y la sangre de sustancias previamente implicadas en el riesgo de diabetes tipo 2. En las personas que llevan una dosis doble de una variante del gen que predispone, los investigadores identificaron una asociación inversa estadísticamente muy significativa de betacaroteno con los niveles en sangre de riesgo de diabetes tipo-2 riesgo, junto con un alto recelo de asociación positiva de gamma-tocoferol, con riesgo para la enfermedad.
   Los resultados señalan el camino para experimentos adicionales que pudieran establecer si el betacaroteno y gamma-tocoferol son, respectivamente, protector y perjudicial o simplemente "marcadores" con su presencia o ausencia, según la investigación, encabezada por Chirag Patel, investigador postdoctoral en el Centro de Investigación de Prevención de Stanford.
   Por otra parte, el hecho de que el betacaroteno y gamma-tocoferol interactúen con la variante del gen mismo para influir en el riesgo de diabetes, aunque en direcciones opuestas, sugiere que la proteína del gen llamado, SLC30A4, puede desempeñar un papel crucial en la enfermedad. Esta proteína es relativamente abundante en las células de los islotes productores de insulina del páncreas, donde se ayuda a transportar el zinc en esas células, lo que, a su vez, provoca la liberación de insulina, cuya adecuada secreción por el páncreas y captación eficaz en músculo, hígado y tejido adiposo permite contrarrestar la peligrosa acumulación de glucosa en la sangre y, a la larga, la aparición de la diabetes tipo-2 .
   Las conexiones de genes con la enfermedad habían sido identificada a través de los llamados "estudios de asociación de todo el genoma" o GWAS, en los cuales los genomas de un gran número de personas con una enfermedad se comparan con los de las personas sin ella para ver si ciertas versiones de las variantes de genes se producen con frecuencia sustancialmente mayor en un grupo que en otro.
   Las más variaciones genéticas más estudiadas son sustituciones de un tipo de unidad química de ADN hacia otra en una posición única a lo largo del genoma. "Es como un cambio en la ortografía de una sola letra", explica Atul Butte, profesor asociado de medicina de sistemas en pediatría. "A pesar de que se han encontrado un montón de factores de riesgo genéticos para la diabetes tipo 2, ninguno de ellos por sí solos ni todos ellos juntos se acercan a la contabilidad de la prevalencia de la diabetes tipo 2", añade este experto, al tiempo que señala que los genes no actúan en el vacío.
   Hace unos años, Butte y su equipo diseñaron un método análogo a los GWAS: EWAS el medio ambiente o estudio de asociación amplio. A diferencia del genoma, que es enorme pero finito (alrededor de 3 mil millones de unidades químicas de largo), el entorno contiene un número infinito de sustancias, de micronutrientes dietéticos a los contaminantes sintéticos, a los que una persona puede estar expuesta durante toda la vida.
   En 2010, Patel, Butte y sus colegas publicaron los resultados de las EWAS tras peinar grandes bases de datos públicas para comparar las personas con o sin índices altos de glucosa en la sangre, un marcador definitivo de la diabetes tipo-2, en la búsqueda de diferencias entre las exposiciones de los dos grupos a miles de sustancias del medio ambiente. El análisis tocó cinco sustancias, incluyendo el betacaroteno, que se encuentra en las zanahorias y muchas otras verduras, y el gamma-tocoferol, que es relativamente abundante en grasas vegetales como la soja, el maíz y el aceite de canola y margarina.
   Ninguno de los 18 factores genéticos estudiados demostró de forma aislada un impacto particularmente impresionante en el riesgo de diabetes tipo 2, pero cuando se les emparejó uno por uno con los factores ambientales, saltaron algunos resultados estadísticamente robustos. En primer lugar, para aquellos con dos copias de la variante en SLC30A4, el aumento de los niveles de beta-caroteno se correlacionaron con menores niveles de glucosa en la sangre, y el segundo hallazgo fue que los niveles altos de gamma-tocoferol parecen estar asociados con un mayor riesgo para la enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimados Seguidores: esperamos sus comentarios y todas las preguntas que quieran realizar, éstas seran respondidas a la brevedad posible.

Agradecemos su lectura y difusión.

Informacion subida por Gonzalez Graciela -Webmaster-