Buscar este blog

Cargando...

jueves, 28 de noviembre de 2013

ADVIENTO

Desde el  Equipo Diocesano de Liturgia  <liturgia@obispado-si.org.ar>  , les acercamos este pequeño subsidio para la Corona de Adviento, esperamos que puedan serle útil.
 
ORACIONES PARA REZAR AL ENCENDER CADA UNA DE LAS VELAS DE LA CORONA DE ADVIENTO

1er. DOMINGO DE ADVIENTO:

Encendemos, Señor, esta luz como aquel que enciende su lámpara para esperarte  y así caminar en tu luz.

          Queremos estar preparados para recibirte con un corazón nuevo lleno de esperanza, confiados en tus promesas.

          En tu pueblo, que peregrina en esta tierra, nuestras familias están sumidas en el dolor y en  la angustia de ver que nuestros hijos se destruyen por la droga y la violencia y crecen en un mundo que les niega la posibilidad  de construir con sus manos un futuro digno.

         Nuestros ancianos están solos, abandonados y así perdemos la memoria de nuestras raíces.

        Por eso te pedimos, que Tú que eres La Luz,  ilumines nuestras vidas;
nos hagas  renacer en el amor, para que con la fuerza y el coraje que da la fe podamos construir familias unidas a Jesús

        ¡Ven, Señor Jesús!. ¡Ven, Señor Jesús!

2do. DOMINGO DE ADVIENTO
Para el momento en que encendemos la segunda vela de Adviento…

Porque no hay nada imposible para Dios…

Hoy al encender la segunda  vela queremos pedirte Señor que ilumines los corazones de los narcotraficantes que viven del sufrimiento y de la destrucción del prójimo.

             También queremos pedirte por nosotros, para que seamos signo de vida para los que han caído en la droga, y que podamos en comunidad junto con nuestro Papa Francisco decirles: “Puedes levantarte, puedes remontar, te costará, pero puedes conseguirlo si de verdad lo quieres. Tú eres el protagonista de la subida, esta es la condición indispensable. Encontrarás la mano tendida de quien te quiere ayudar, pero nadie puede subir por ti”.

¡Ven, Señor Jesús!


3er. DOMINGO DE ADVIENTO

Estas tres velas, que encendemos hoy , nos recuerdan que la salvación ya está al alcance de la mano..

Este domingo se nos invita a la alegría, sobre todo a vivirla en familia, sostenidos por los sacramentos que alimentas nuestra fe.

Para que los esposos puedan caminar la mano en la mano a través de la dificultades, para que los hijos puedan sentirse amados y cobijados por su padres, para que los abuelos sean valorados y respetados, necesitamos fortalecernos con los sacramentos.

Jesús nos invita a ir hacia Él con un corazón confiado, para que podamos recibir esa alegría que no nos podrá ser arrebatada y que nos ofrece a manos llenas

¡Ven Señor a salvarnos, danos tu amor y alegría!

4to DOMINGO DE ADVIENTO
Al encender esta cuarta vela,  pensamos en Juan Bautista, que tenía pasión por el bien y que la verdad sea conocida. Que alentaba la esperanza en El que vendrá.
Pidamos especialmente en este día por todos los que trabajan buscando una sociedad más justa:
             Por  las madres que se organizan para ayudar a sus hijos;
             los  padres que reclaman justicia ante la muerte temprana;
             los amigos que no se cansan de estar cerca y de insistir sin desanimarse;
             los comunicadores que hacen visible esta problemática en la sociedad;
             los docentes que cotidianamente orientan y contienen a los jóvenes;
              los sacerdotes, consagradas, consagrados y laicos que en nuestras             comunidades brindan espacios de dignidad humana;
            los miembros de fuerzas de seguridad y funcionarios de otras estructuras del  Estado que aún a riesgo de su vida no se desentienden de los que sufren;
           todos los que resisten la extorsión de las mafias;

Jesús ayudanos a transformar nuestro mundo,  nuestra sociedad, nuestro barrio.

¡Ven pronto, Señor, no tardes más!




Para la Solemnidad de la Inmaculada Concepción

Con esta vela que hoy encendemos queremos recordar a la Virgen María,
Tu Madre y Madre nuestra!

Ella es quién concibió y dio a luz su hijo, a pesar de las dificultades que debería enfrentar, disponibilidad y valentía nos valieron la salvación.
.

Ella dio su sí a Dios y la vida, su generosidad es causa de nuestra alegría.
Te pedidos con ella, que protejas a todas las madres que se ven tentadas a acudir al aborto, para que les des el valor suficiente para que haga prevalecer el amor, sobre el dolor y el miedo y para que encuentren corazones solidarios y misericordiosos que las apoyen y contengan.

          Ven, Señor Jesús, hijo de María!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimados Seguidores: esperamos sus comentarios y todas las preguntas que quieran realizar, éstas seran respondidas a la brevedad posible.

Agradecemos su lectura y difusión.

Informacion subida por Gonzalez Graciela -Webmaster-