Buscar este blog

Cargando...

martes, 17 de diciembre de 2013

Por Ernesto Barrera [1]


Enviado por  areadeturismorural al Periodista Dr. Carlo Amatucci



El Área de Turismo Rural se reorienta fuertemente hacia los proyectos y aspira a que se revise la rutina intelectual del turismo para oír la voz de de la ruralidad y generar un ambiente propicio para el desarrollo turístico que anhelan cientos de pueblos de la Argentina.

oLos inicios y los resultados

Corría el año 2000 cuando con un curso de 3 días nació el Área de Turismo Rural de la Facultad de Agronomía. Ya en 2001 creamos el posgrado de Alta Dirección en Turismo Rural. Otros 3 cursos llevan varias ediciones: El Negocio del TR, Rutas Alimentarias y Turismo del Vino y Turismo Comunitario. Más recientemente organizamos el “I Encuentro Internacional de Mujeres Rurales. Turismo, Alimentos e Identidad” y el “I Encuentro de Turismo Indígena de América Latina”. Creamos la Ruta de la Yerba Mate, y desarrollamos cientos de actividades y capacitaciones en todo el país. Nuestras aulas auparon el sueño de estudiantes de todo el país y de 26 naciones, generando más de 200 emprendimientos. Capacitamos a más del 40% de los técnicos  de los proyectos del INTA y del Ministerio de Agricultura y a decenas de profesores universitarios.

Toda la actividad que hicimos se autofinanció y, con los ingresos que generamos, no sólo mantenemos un equipo docente y de trabajo, sino que financiamos una carrera de la UBA, la Tecnicatura en Turismo Rural que todos los estudiantes cursan gratuitamente.

La gente nos confesó los anhelos turísticos anidados en una Argentina oculta. Nosotros escuchamos.



Pero el Turismo Rural necesita un oído del Estado

Nos reconoce la Argentina de los pueblos, huérfana y desatendida por el turismo . En los últimos 2 años firmamos convenios con 15 municipios rurales de las provincias de Buenos Aires, Misiones, San Luis, Santa Fe, Entre Ríos, Catamarca y Jujuy con quienes colaboramos en el desarrollo turístico. Ellos, como todo el mundo rural, demandan una política turística unívoca, de desarrollo rural inclusivo, que se diseñe escuchando su voz, la de sus intendentes, pobladores y productores.

Líderes turísticos como Francia, EE.UU. y Canadá no tienen ministerio ni secretaría de turismo. Sus logros son fruto de políticas y objetivos claros, de los recursos asignados y de la eficacia de la gestión. Nosotros jerarquizamos el sector pero el turismo rural aún requiere un debate honesto, amplio y desprejuiciado que lo convierta en un instrumento de desarrollo rural.

Los destinos turísticos argentinos nacieron gracias al Estado que invirtió en infraestructura, hoteles, creó Parques Nacionales y subsidió empresas. No es justo que sigan siendo la prioridad de la política turística cuando muchos pueblos con singulares recursos y con emprendedores y funcionarios con vocación turística no son atendidos. Una Argentina oculta reclama el mismo derecho y el Estado debería prestar oído a la voz de estos esperanzados argentinos. La espontaneidad y la capacitación no alcanzan para detonar el desarrollo.

El nuevo enfoque en la FAUBA. Un egresado = un proyecto

Nosotros aportamos nuestro granito de arena y probamos que el aula es un instrumento de cambio, también en el turismo. Los proyectos de los egresados de este año son una muestra. En 2014 profundizaremos el compromiso con la acción y sólo recibiremos estudiantes que vengan con un proyecto bajo el brazo. Antes de incorporarlos conoceremos su idea y evaluaremos su viabilidad; una vez ingresados trabajemos cada proyecto en equipo.

Con frecuencia observamos inversiones realizadas sin un análisis profesional. Así muchos sitios se han colmado de alojamientos y cabañas que no reciben turistas y de fracasos de todo tipo. Vemos exceso de inversiones en ladrillos y casi nada en el diseño del negocio y la estrategia. Desde el Área de Turismo Rural aportamos para que los propios interesados diseñen su propuesta técnica.

Proyectos desarrollados por la 14va. promoción del Posgrado de Alta Dirección en Turismo Rural



Nos interesan dos tipos de proyectos, los privados, esos que nacen de un sueño individual y los públicos, esos que nacen del compromiso profundo de políticos, funcionarios y empresarios que aman su gente y su tierra y luchan para conquistar oportunidades que les permitan ejercer su propio destino. Que luchan por el desarrollo.


Nos ofrecemos a trabajar junto a los luchadores, a los que sueñan y hacen, para darle una voz turística a la ruralidad. Nuestra gente tiene derecho a quedarse allí donde nació y a no ser expulsada dejando en el camino jirones de su identidad; el turismo ilumina el túnel y da una esperanza para muchos. Hace falta una política y más capacitación.

[1] Director del Área de Turismo Rural de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimados Seguidores: esperamos sus comentarios y todas las preguntas que quieran realizar, éstas seran respondidas a la brevedad posible.

Agradecemos su lectura y difusión.

Informacion subida por Gonzalez Graciela -Webmaster-