Buscar este blog

Cargando...

jueves, 3 de julio de 2014

Se ha incrementado los casos de alergias de contacto hasta cifras casi epidémicas
 
Enviado por la Red-SLAAI al Dr. Juan Carlo Amatucci; Alergólogo y Periodista
 
  • El uso de la metilisotiazolinona se ha extendido en productos de uso diario y ha incrementado los casos de alergias de contacto hasta cifras casi epidémicas
  • Las dermatosis suponen entre un 50% y un 60% de las enfermedades profesionales y la prevención es clave en las dermatosis profesionales
Barcelona acoge desde el día 25 de junio, hasta el sábado 28 el 12º Congreso de la Sociedad Europea de Alergia Cutánea y Dermatitis de Contacto (ESCD).
Las dermatitis de contacto son complejas y precisan de un abordaje multidisciplinar. Así lo entiende la Sociedad Europea de Alergia Cutánea y Dermatitis de Contacto (ESCD) y así también se dibuja en el programa de este congreso. Las dermatitis de contacto pueden ser causadas por agentes que, por contacto, inducen sobre la piel bien irritación o verdaderas alergias (de aparición inmediata o retardada).
Podemos encontrarnos ante una urticaria espontánea con lesiones evanescentes pero diarias o con un eczema crónico de manos, por ejemplo, pero en cualquier caso los problemas de piel tienen un denominador común: la mala calidad de vida. El congreso tiene como objetivo conocer mejor el problema para buscar soluciones y así poder ofrecer protección al usuario gracias a conocer todos los posibles alérgenos e irritantes para poder prevenir su contacto.
La piel es el mayor órgano que tenemos, tiene una superficie de más de 2 m2. Nos recubre y está tremendamente expuesta a todo nuestro entorno. Debemos cuidar de ella. Las dermatitis de contacto son “enfermedades de gran impacto social”, nos explica la Dra. Anna M. Giménez-Arnau, presidenta del congreso, especialista en Dermatología y dedicada a la inmunoalergia cutánea en el Servicio de Dermatología del Hospital del Mar. “No son trastornos que habitualmente pongan en riesgo la vida, pero sí son un problema de gran impacto médico además de social, pues interfieren en la calidad de vida de las personas afectadas y directamente en la actividad que realizan, y además, a menudo también en la actividad que realizan para subsistir: el trabajo”, prosigue la Dra. Giménez-Arnau. “De las dermatitis de contacto profesionales, el 20-25% son alérgicas y el resto irritativas”, concluye la doctora.
Alergias por contacto con productos de uso diario.
Vivimos rodeados de sustancias irritantes, muchas en nuestro entorno profesional pero casi todas en los productos de uso diario, “desde metales como el sulfato de níquel de la bisutería, hasta la metilisotiazolinona, muy estudiada y discutida en los últimos dos años por los especialistas, presente como conservante biocida en fragancias, cosméticos, toallitas higiénicas o en muchos otros productos. Esta sustancia, considerada desde los años setenta como mucho más segura que otras, está ahora en el punto de mira de los especialistas y las normativas europeas. Su uso tan extendido ha incrementado los casos de alergias de contacto hasta cifras que rayan la epidemia”, explica la Dra. Giménez-Arnau haciendo referencia a uno de los temas más candentes y novedosos del congreso.
Cuando estas dermatosis aparecen derivadas de la actividad profesional, su impacto social viene dado por la necesidad, en ocasiones, de cambiar de trabajo para conseguir una mejoría para la salud. “Este cambio de profesión puede ser un serio problema, y más en un momento como el actual, en el que la escasez de trabajo debido a la crisis hace muy difícil buscar un cambio que, además, debe alejarse de la actividad que realizamos y puede no ser satisfactorio. Además puede dar lugar a una pérdida de poder adquisitivo. En la consulta los enfermos nos manifiestan cómo, además de una repercusión profesional, también la tienen personal”, explica la doctora. Es el caso, por ejemplo, del eczema crónico de manos. En España, el 10% de la población presenta este problema crónico y cuando la enfermedad es severa interfiere en las relaciones personales, con muchísima repercusión social. Existen distintos tipos de eczemas de manos, resultado de una alergia o de una irritación por contacto con diversos materiales, y que se caracterizan por el picor intenso y lesiones como manchas, granos, costras, erupciones, rojeces…
Todas estas dermatitis pueden deberse al contacto con productos o con sustancias, bien en el entorno profesional o simplemente diario. Al margen de lo citado también existen dermatitis alérgicas o tóxicas inducidas por exposición fotolumínica. Los agricultores son un colectivo expuesto, pero también lo son aquellas personas que tienen como afición la horticultura o la jardinería.
Otro ejemplo son las dermatosis proteínicas.
Se trata de problemas cutáneos que sufren las personas que trabajan en condiciones de humedad y en contacto con alimentos. Por ejemplo: dermatitis de contacto alérgicas por disulfuro de dialilo (ajo), lactonas sesquiterpénicas (alcachofas, laurel, endivias o lechugas), urticarias de contacto (piel del melocotón o del kiwi) y una forma especial de dermatitis alérgica de contacto inmediata, que conocemos como dermatitis de contacto causada por proteínas. “Estas dermatosis están relacionadas principalmente con las proteínas animales o vegetales, es decir, con plantas, frutas y especies, granos y harinas de cereales, enzimas, etc. Los cocineros y ayudantes de cocina, trabajadores de pizzerías y cáterings, panaderos y pasteleros, carniceros y trabajadores de mataderos, fruteros, pescaderos o manipuladores de pescado y congelados y veterinarios son los colectivos que se verán más afectados profesionalmente, pero todos cocinamos en casa y las amas de casa o cualquier persona con este problema tiene serias limitaciones en la cocina”, nos comenta la especialista.
Las dermatosis profesionales. Diferentes problemas para diferentes colectivos pero un objetivo común: la prevención
Las dermatosis profesionales afectan a varios sectores y grupos de profesionales. Es importante identificar los agentes responsables para poderlos evitar, por ello desde hace unos años se lleva a cabo una vigilancia activa por parte de las autoridades sanitarias y se recogen datos epidemiológicos de estas enfermedades. Los sectores profesionales más afectados por estas dermatosis son: la construcción, la mecánica y la industria del metal, la agricultura, la joyería, la floristería, la química farmacéutica y cosmética, etc.
Desde el año 2004 y cada dos años tiene lugar en Barcelona el Curso de Dermatosis Profesionales, este año integrado en este congreso europeo. La incorporación de cada vez más profesionales a este curso muestra la enorme complejidad y trascendencia que tiene este tema.
La prevención es un factor clave para el abordaje de estas enfermedades y difundir y dar a conocer este problema es el motor de la Sociedad Europea de Alergia Cutánea y Dermatitis de Contacto.
Los problemas cutáneos derivados de factores irritantes o alérgenos aparecen, en el entorno profesional, con una frecuencia del 60%, especialmente en determinados sectores, y las dermatosis suponen entre un 50% y un 60% de las enfermedades profesionales. A pesar de que cada vez se mejoran más las medidas de prevención y de protección para la salud de los trabajadores, este eczema cutáneo causado o agravado por factores profesionales afecta enormemente al día a día de muchos trabajadores, pero a día de hoy sigue infradiagnosticado, especialmente entre determinados colectivos, y agravado por situaciones laborales irregulares.
También en el marco del congreso, el día anterior a su inicio, tuvo lugar la Acción COST, un espacio de reflexión sobre las causas y la prevención de las dermatitis de contacto, con el enfoque de desarrollar y implementar estándares europeos para la prevención de las dermatosis profesionales.
“Lo que está claro”, afirma la Dra. Giménez-Arnau a modo de recordatorio final, “es que tanto las dermatitis de contacto entre la población general como las de origen profesional están en aumento constante y se precisan equipos multidisciplinares para su abordaje. Es imprescindible conocer los orígenes de estos problemas y sumar esfuerzos para identificar medidas de prevención, además de disponer de una regulación muy rigurosa en relación con todos los productos conocidos como alérgenos o productos irritantes”. Todo ello ocupará cuatro días de sesiones continuas y paralelas en este congreso europeo, bajo la presidencia de la Dra. Giménez-Arnau y organizado por la Sociedad Europea de Alergia Cutánea y Dermatitis de Contacto (ESCD), cuyo comité ejecutivo cuenta con especialistas como Margarida Gonçalo, Magnus Bruze y An Goossens.
Fechas: 25 a 28 de junio de 2014
Lugar: Palau de Congressos de Catalunya. Avda. Diagonal, 661-671. Entrada por los jardines junto al Hotel Rey Juan Carlos I

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimados Seguidores: esperamos sus comentarios y todas las preguntas que quieran realizar, éstas seran respondidas a la brevedad posible.

Agradecemos su lectura y difusión.

Informacion subida por Gonzalez Graciela -Webmaster-