Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 25 de noviembre de 2015


El mate es uno de nuestros íconos culturales…. típica costumbre nacional. Porque lo tomamos mucho, sin darnos cuenta de lo poco que sabemos de él.
Por suerte, esto se soluciona en la Ruta de la Yerba mate, llena de encanto guaraní.

Publicación del Ministerio de Turismo - Presidencia de la Nación

La producción de nuestro “oro verde” se puede conocer desde las plantaciones hasta la cosecha. Degustar un buen mate o un tereré y gastronomía basada en este ingrediente junto a familias rurales es tan enriquecedor como sabroso.
El mate es uno de nuestros íconos culturales, y a los paisajes verdes y los pueblos amigables de Misiones se remontan los orígenes de esa típica costumbre nacional. Porque lo tomamos mucho, sin darnos cuenta de lo poco que sabemos de él. Por suerte, esto se soluciona en la Ruta de la Yerba mate, llena de encanto guaraní.
Desde allí empieza el recorrido en la ciudad de Apóstoles, que creció con el esfuerzo de polacos y ucranianos llegados a fines del siglo XIX. Aquí se invita a los visitantes a La Cachuera, donde participar del proceso de elaboración de la yerba y descubrir la historia del mentor del establecimiento, Juan Szychowski, cuyos inventos maravillan: hizo una máquina envasadora y una represa en el arroyo Chimiray, a fines de la década del 20, para mover con la fuerza del agua un molino de arroz y maíz.
Desde allí la ruta conduce a casas en las que apreciar el proceso de producción desde las extensas plantaciones hasta la cosecha, el secado, la molienda y el envasado de ese paquete final que solemos abrir en nuestros hogares. También se aprende a catar diferentes tipos de yerbas, se descubren más propiedades energizantes de las que muchos le adjudican y se conoce en detalle la “ceremonia del mate”, que a veces se olvida en el vaivén de la rutina. ¡Y es Misiones! Así que hay que probar la infusión como dios manda, nada de mates modernos. Las rondas corren en porongo o calabaza larga y de boca ancha, caliente si hace frío y en su versión helada, tereré, si el calor agobia.
Eso no es todo en el recorrido, también se degustan platos, postres y bebidas preparados en base a yerba mate y, entre ronda y ronda de sabores, se emprenden cabalgatas y caminatas por las plantaciones, para sentir el perfume de la yerba fresca y tocar las hojas que crecen bajo el sol. Ya de noche, ir a descansar al casco antiguo de una estancia o a la casa de algún colono dispuesto a compartir las costumbres de las familias rurales corona el viaje. Entonces sí se duerme tranquilamente, habiendo conocido las singularidades del “oro verde”, que forma parte de nuestra identidad.
A Misiones se llega en avión al aeropuerto Cataratas del Iguazú o al Libertador General de San Martín, en ómnibus o en auto, por la Ruta 105.


Dale un me gusta al Facebook podrá seguir las últimas noticias y novedades de la Gran Ruta Argentina
Misiones-Corrientes-Argentina
(200 emprendimientos asociados a la red solidaria de la Yerba Argentina)
“El Camino que Une a los Pueblos” 
Descripción: cid:image003.jpg@01CFE2D8.77595430

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Estimados Seguidores: esperamos sus comentarios y todas las preguntas que quieran realizar, éstas seran respondidas a la brevedad posible.

Agradecemos su lectura y difusión.

Informacion subida por Gonzalez Graciela -Webmaster-